‘Plan de fuga’: Un thriller emocional sobre la lealtad

Plan de fuga no es un thriller al uso. Su director, Iñaki Dorronsoro, llevó a la productora un guión dramático que, por exigencias comerciales, pasó a ser una trepidante persecución que encierra en sí misma una profunda historia de lealtad y amistad: la de dos viejos conocidos con un pasado común. Alain Hernández y Javier Gutiérrez protagonizan un metraje con un factura abultada que cuenta la historia de Víctor, un atracador profesional que entra a formar parte de una banda de delincuentes cuyo objetivo es planificar el robo de un banco en el que Víctor se encargará de perforar la cámara acorazada.

“Desde el principio quise que el papel fuese mío”, cuenta Hernández, que al enterarse de que iba trabajar con Gutiérrez se echó “a temblar” y cuando, luego, le hablaron de Tosar, “quiso llorar”. Encarna a un personaje que se debate entre un pasado de aventuras y una nueva vida estable. Un papel “con capas”, dice, que ha afrontado con mucha responsabilidad. “Lo bonito del personaje es que tenga tantas aristas, tantos puntos de vista”, explica Alain. Gutiérrez, por su parte, se pone en la piel de un drogadicto que añora su pasado y sueña con poder escapar a Argentina sin el pesado equipaje de la droga. Sin embargo, asume que su tiempo se está acabando y clama libertad. Además, les acompaña en la trama Luis Tosar, en un registro mucho más conciliador que a los que nos tiene acostumbrados. En él se resume la parte legal y honesta de la historia. 

La figura de las mujeres, meramente accesoria, sirve para profundizar en la personalidad de sus opuestos. Las localizaciones, reales y tópicas al mismo tiempo, discurren con dinamismo a medio camino entre Madrid y Bilbao. El final, abierto, permite al espectador decidir el porvenir de sus protagonistas. “Cada uno es libre de decidir si se hará o no justicia con los personajes”, aporta Gutiérrez.

Dorronsoro describe la película con tres palabras: amistad, fidelidad y robo y afirma que el objetivo fundamental es “entretener al espectador”. “Quería que la gente se olvidase del típico thriller basado en un cluedo. En todas mis historias tengo que profundizar en los personajes, construirles una vida”, argumenta. A pesar de ello, aunque la intención del cineasta es la de poner sobre la mesa una historia afectiva, la velocidad a la que se suceden los acontecimientos hace que, a ratos, evoque a propuestas anteriores más vacías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s