La vuelta de Peaky Blinders

La serie creada por Steven Knight para la BBC Two estrenó la semana pasada su tercera temporada.

Peaky Blinders cuenta la historia de la banda que lleva el mismo nombre, una familia asentada en el Birmingham de después de la I Guerra Mundial, liderada por el mayor de los hermanos, Thomas Shelby (Cillian Murphy). Estos gangsters se dedican a las apuestas en hípica hasta que llaman la atención de un inspector de la policía irlandesa, el jefe Campbell (Sam Neill), enviado por Churchill, para acabar junto con su ayudante Grace (Annabelle Wallis) con el crimen y las revueltas que de la Armada Republicana Irlandesa (IRA). A partir de aquí, durante dos temporadas de seis episodios cada una, se ha ido enredando una trama alrededor de la investigación de los negocios de los Shelby: amaño de caballos, apuestas ilegales, tráfico de armas, alcohol y tabaco…, asuntos internos en los Peaky Blinders por disputas entre los hermanos o con la Tía Polly (Helen McCrory), la matriarca, que llevó el clan familiar mientras Tommy, Arthur (Paul Anderson) y John (Joe Cole) luchaban en la guerra.

3848463-602584.jpg

También hemos podido ver abuso de drogas, violencia, alianzas con otros clanes familiares y la expansión de los negocios, todo ello mezclado con enfrentamientos internos de cada personaje, como Thomas enamorado de Grace, el matrimonio de Ada Shelby con un comunista o Arthur confiando en su padre cuando le pide dinero después de años desaparecido.

La acogida de esta serie, que no se emite en España, ha sido muy buena, recibiendo críticas muy positivas tanto de la prensa como de los historiadores, que halagan que se trate esta parte de la historia del Reino Unido en la televisión.

peaky-blinders-episode-3-e1380906814197.jpg

Parte del éxito, además de las actuaciones de alto nivel que protagonizan Cillian Murphy o Helen McCrory, se debe a la atención que se le ha prestado a la cinematografía, derivando en una serie que cautiva desde la fotografía hasta la trama, pasando por una banda sonora muy acertada. La serie abre con Red Right Hand, de Nick Cave and the Bad Seeds, que con el aire oscuro que evoca ya nos introduce en el ambiente que desprende Peaky Blinders. Encontramos también temas de Arctic Monkeys, Jack White o Royal Blood encajados a la perfección con las escenas en las que se utilizan y ayudando a marcar el ritmo con el que se desarrollan, como por ejemplo Hardest Button to Button, de The White Stripes para una redada policial.

Frente a una serie tan cuidada y elegante, solo nos queda esperar que esta tercera temporada esté al nivel de las dos anteriores, porque no creo que pueda mejorarse más. Don’t fuck with the Peaky Blinders.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s