CRÍTICA | ‘Toro’, la dureza de la mafia a la española

Luis Tosar, Mario Casas y José Sacristán encabezan el elenco de ‘Toro’, el último thriller bizarro de la cantera española. Rodada en pleno centro de Málaga, la película se centra en la traición de tres hermanos que trabajan al servicio de Romano (Sacristán), un mafioso español que controla los negocios más importantes de la zona. Sacristán lo borda al encarnar de manera impecable la figura de un personaje con multitud de facetas: de un lado el sentimiento paternalista y el amor por la religión y del otro el interés despiadado por el dinero y la codicia que ansía el poder. Mario Casas encaja fácilmente en la vida de su personaje. Tras la persecución policial con la que arranca la trama, decide alejarse de los negocios durante cinco años hasta que el pasado regresa a su vida y su personaje se ve envuelto en una rocambolesca persecución en busca de venganza. Toro acepta acompañar a su hermano para que Romano condene su deuda, pero el asunto se complica y finalmente se ve implicado en una carrera a vida o muerte.

Luis Tosar vuelve a demostrar su versatilidad en un papel que maneja como un guante en el que interpreta al hermano descarriado incapaz de controlar su propia vida a cargo de Diana (Claudia Canal), castigada por el destino a vivir a expensas de los oscuros beneficios de su padre. La escenografía, propia de otra época, está llena de los lujos de una España de lo más excéntrica en plena Costa del sol. Kike Maíllo se arriesga con un alarde de extravagancia que se refleja además en un guión que recuerda en ciertas tomas a Kill Bill. El argumento recorre a los personajes y va tornándose mucho más personal a medida que avanza la trama y crece la violencia. La tensión se mantiene sin altibajos durante la hora y media de acontecimientos y es difícil detectar alguna toma excesivamente larga o pesada.

TORO_Marinoscandurra01271.jpg

Un guión cuidado en el que los personajes se describen y diseñan así mismos entre golpe y golpe. Un ajuste de cuentas en el que los personajes secundarios no desentonan junto al elenco principal. Maíllo ahonda en la religión y la sitúa como una perversión más a la que se acogen sus protagonistas en sus momentos de mayor debilidad.

A veces incluso agónica, ‘Toro’ explora el terreno del thriller desde los fondos más bajos y las pasiones más inmundas. La avaricia por el dinero choca con lo humano de sus personajes. Un elenco que salva a lo demás conforma la que promete ser un éxito en taquilla al abarcar a un público con registros tan diversos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s