CRÓNICA | M Clan, un sueño en estado puro

Cuando M Clan anuncia gira ya sabemos que Galicia va a ser parada obligada y que contaremos los días para la esperada cita, además es inevitable no intentar imaginar qué show se traen entre manos los murcianos, pero con Delta ya os voy diciendo que es imposible adivinarlo.

Unos acordes country saliendo del pedal steal, combinados con unas telas blancas perfectamente colocadas en las que se proyectaba un atardecer al más puro estilo Tennessee, nos dieron la pista clave de lo que íbamos a ver en el Palacio de la Ópera de A Coruña. Con esta imagen empieza el desfile de músicos sobre el escenario hacia sus armas, cada cual más elegante y dispuesto a empezar un show difícil de olvidar. Una vez desenfundadas, Tarque nos brinda una reverencia, público arriba y… “Grupos americanos”, tema que da inicio a Delta y a una noche muy americana en tierras gallegas.

Donde antes veíamos un cálido atardecer sureño ahora vemos imágenes de los grupos que han marcado las vidas de casi todos los amantes de rock and roll y por consiguiente, de Ricardo, Tarque y cia. Janis Joplin, The Doors, Elvis, junto con muchos otros rostros conocidos se iban proyectando en forma collage sobre aquel atardecer de Nashville. El ambiente cálido al más puro estilo americano, el incienso y la magia se quedaron con nosotros hasta el final, a pesar de los diferentes tonos que fue tomando el concierto a lo largo de la noche. Tras la primera parte, potente y directa, empezó una segunda más acústica, con sus taburetes, sus temas lentos y su luz tenue.

Iniciada con “Roto por dentro” -incluido aplauso para una pareja que bailó cariñosamente la canción -, “Delta” -especialmente emotiva-, “Polvo de Estrellas”, -que consiguió que nos dejáramos llevar tanto que se convirtió en uno de los momentos más mágicos de la noche- o la brillante “Whisky on the rocks”, -con la que volvió a aflorar el lado más canalla de la banda, que en este show se disfrazó de elegancia hasta la segunda mitad-, formaron parte de este momento íntimo del concierto.

Poco a poco fue volviendo el rock and roll, Tarque tira su taburete y agarra el micro con una fuerza que sólo puede tener la voz del rock patrio por excelencia, bien arropada por una banda impecable. Empiezan los clásicos, los paseos entre el público, la energía descontrolada inundando el palacio con “Calle sin luz”, “Para no ver el final”, “Dando vueltas”, “Basta de blues” y el momento reivindicativo con “Las calles están ardiendo”, “Trump, no nos gustas, pero nosotros a ti tampoco”. La parte más M Clan del bolo, acercándose casi a lo que vimos en Dos noches en el Price, con Tarque caminando entre las butacas cantando “Maggie”, firmando discos, tocando armónica y percusión, haciéndonos aplaudir hasta la última frase de cada tema. Se iba acercando el final con la potencia de “Pasos de equilibrista” y la sinceridad de “Miedo”, coreada por un Palacio de la Ópera que estuvo en pie desde el minuto uno.

“Miedo” fue de los pocos sencillos que formaron parte del setlist, se quedaron muchos clásicos fuera, así que pudimos disfrutar de otras menos esperadas pero especialmente apreciadas por los seguidores más veteranos. El broche final para este “Concierto salvaje”, lo puso el tema homónimo y próximo single del disco, como no podía ser de otra manera. Imposible no salir de allí cantando “Quémame, sólo quiero arder y arder…”. Sin ninguna duda, viviría eternamente en un concierto tan salvaje como los de M Clan.

Por Cristina V. Ugarte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s