CRÓNICA | Nikki Lane trajo Nashville a Madrid

Cuando uno siente que va pasado de revoluciones, que todo se mueve demasiado deprisa, que asoman los vértigos que genera el frenesí de la gran ciudad, se pone discos y más discos de música country. Al menos en mi caso. El country consigue tranquilizarme e infundir en mí una calma que tantas veces parece no llegar. Pinchar un vinilo de Gram Parsons, Emmylou Harris, Johnny Cash o Lucinda Williams debería formar parte de un recetario emitido por la OMS.

Esos sonidos que inundan la mente con imágenes y sensaciones de estados norteamericanos como Tennessee o Texas y que, además de formar parte de la música popular de allí, están a la orden del día, siguen sin llegar con la fuerza que poseen a nuestro país, por alguna razón que no alcanzo a comprender. Pese a ello, héroes del género como Neil Young, que visitará España próximamente, consiguen acercarnos una parte de la profunda América.

Como todo en la vida, el country también evoluciona, se regenera e introduce nuevos nombres en su historia. Nikki Lane es uno de ellos. Aclamada como la nueva Lucinda Williams, esta chica sencilla proveniente de Carolina del Sur halló en la música country la manera de canalizar desgarradoras emociones. Tras una excelente acogida en Estados Unidos, Nikki ha pasado por Madrid para ofrecernos su repertorio en formato acústico, lo cual no resta ni un ápice de intensidad a sus canciones.

nikki 2.png

Acompañada por su fiel guitarrista Alejandro y una emocionada Erica Wolf como corista, Nikki Lane repasó sus álbumes ‘Walk Of Shame’ y ‘All Or Nothin’ con un desparpajo que, junto a unas sentidas composiciones, es la herramienta que la llevará a ocupar una posición privilegiada en la música americana. Dando inicio a su show con “Seein’ Double”, el trío hizo de una noche de domingo cualquiera una velada de lo más especial.

Tras los trabajos que han cimentado una próspera carrera, Nikki Lane tiene ya preparado su próximo disco ‘Highway Queen’, producido por Jonathan Wilson, quien ha trabajado con Chris Robinson (The Black Crowes) o Father John Misty, entre otros. La canción que da título al inminente álbum o “700,000 Rednecks” son claras señales de que la cantautora norteamericana sigue ahondando su inquietud musical en la música hillbilly. Entre las canciones que daban forma al setlist destacaron “Good Man”, en la que una arrebatadora historia de desamor cobra calidez gracias a la voz de Nikki, “Love’s On Fire”, cantada a dos voces con Alex Muñoz o  “Gone, Gone, Gone”, uno de los temas con los que se dio a conocer esta prometedora artista.

Sin duda, Nikki Lane seguirá creciendo con un ritmo imparable y, con toda seguridad, volveremos a verla en nuestro país actuando en un gran recinto, pero este show tan íntimo para apenas cien personas quedará grabado para siempre en la memoria de quienes asistimos.

Por Juanjo Riesgo

MÁS IMÁGENES | FLICKR Andrea del Zapatero

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s